PONOIG, EL LEÓN DORMIDO

DATOS TÉCNICOS

 -  Pueblos y comarca: La Nucía y Polop – Marina Baixa
 -  Inicio:Rotonda CV-70 (Polop)
 -  Final: Polígono La Alberca (La Nucía)
 -  Mapa llegada: Click aquí (Ruta desde Benidorm pasando por el final
    para dejar un coche)
 -  Duración tiempo aprox.: 6 horas
 -  Longitud: 16,5 Km.
 -  Dificultad: Alta
 -  Recomendado para: Se necesita fondo físico y experiencia en montaña.   
    Desniveles altos. Imprescindible un buen equipamiento de montaña.



ARCHIVOS DESCARGABLES

Archivo PDF PR-V-16: Click aquí
Archivo PDF PR-F-17: Click aquí

Nuestros pasos hoy nos llevarán a conocer otro pico de la sierra de Aitana, el Ponoig. Esta cima es una de las últimas estribaciones de la sierra y junto con el Puig Campana son las montañas más cercanas al mar. Las grandes paredes y peñascos, aparte de sorprender al visitante, han conseguido atraer a multitud de amantes de la escalada para recorrer sus vías. Su máxima altura son 1.181 metros, quedando situada al oeste de las poblaciones de Polop y La Nucía. Entre su vegetación destacan los pinares y carrascas, aunque hay que indicar que hay partes del entorno muy dañadas por el gran incendio que se produjo hace años y que afectó tanto a esta montaña como al Puig Campana. Si mirásemos la montaña desde Polop, podemos distinguir con un poco de imaginación la forma del león como si estuviera descansando bajo alguna sombra de la sabana. El león dormido es el sobrenombre que le puso el escritor alicantino Gabriel Miró. El escritor pasaba muchas tardes contemplando las montañas desde el cementerio de Polop, que antiguamente era un castillo de origen musulmán.

Ponoig, el leon dormido
Nuestro objetivo es realizar una ruta circular conociendo todas las vertientes de la montaña, además de visitar la cima para poder contemplar las vistas. Existen dos senderos de pequeño recorrido dedicados en exclusiva al Ponoig, que son el PR-V-16 y el PR-V-17. El primero sale desde Polop y sube hasta la cima para luego volver por el mismo camino. El 17 es la ruta circular que, saliendo también de Polop, rodea la montaña. Este  último sendero tiene un problema y es que sus últimos cinco kilómetros trascurren por asfalto y por tanto, el final se hace bastante pesado. La ruta que proponemos es una mezcla de los dos PR-V eliminando esos kilómetros de asfalto. Para quitar ese tramo dejamos un coche en el Polígono de La Alberca, situado junto a la CV-70, para recogernos al final del recorrido. Con los otros vehículos avanzaremos por la CV-70 en dirección a Polop para dejar los coches en la segunda rotonda que encontramos. Desde allí empezará nuestros pasos hacia la cima. El recorrido esta muy bien señalizado con marcas homologadas por la federación de montaña.

Olivos durante la ascensión
Tras salir de la rotonda existe una vía de servicio que se dirige de nuevo hacia la costa pero que a pocos metros toma dirección hacia la montaña, en paralelo a un barranco. Gulapdar es el nombre de este barranco de tipo torrencial, que queda a nuestra izquierda y que en su lecho encontramos multitud de árboles arrancados. Al otro lado del camino nos acompañan campos de cultivos, destacando los olivos y árboles frutales. El ascenso es continuo desde que empezamos, la ruta es de dificultad alta, y no dejaremos de ascender hasta llegar a la cumbre, en total tenemos que salvar un desnivel de más de 1000 metros. La zona se conoce con el mismo nombre del barranco y se ha creado una zona para la escalada y un mirador al cual se puede acceder en coche. Este mirador esta situado en el nacimiento del barranco y es un punto inmejorable para tomar aire tras la sufrida ascensión por el camino asfaltado. En esta partida hemos encontrado campos de cítricos y otros frutales, balsas y casas de campo, y alguna que otra fuente como la Font Del Pí.

Casa de Dios
Son varios los escaladores que en ese momento trepan por las formidables paredes de la sierra del Caval, que aparece a nuestra derecha justo enfrente del Ponoig. Esta vez el nombre de la montaña no se debe a ninguna forma parecida a un caballo, sino a una derivación de la palabra árabe “yabal” que significa montaña. Desde el mirador contemplamos el verde manto de cultivos del valle que nos separa de la alargada cresta de la sierra de Bernia. En este mirador se termina el camino asfaltado y nos introducimos en pista forestal para seguir caminando hasta llegar a Casa de Dios, una casa bastante grande de color azul claro que se encuentra en un buen estado de conservación y que antiguamente era una casa de labranza. No estamos solos, pues junto a ella nos cruzamos con más escaladores, cargados de material de alpinismo. Desde aquí se divisa La Serrella y Bernia perfectamente. Esta casa es un cruce de senderos y, junto a un camino que impide el paso de vehículos mediante una cadena, encontramos un poste de indicaciones. El cartel del PR-V-16 y 17 nos dice que crucemos dicha cadena y prosigamos la ascensión por la pista que más adelante se convertirá en senda. La senda, cada vez más empinada nos hace pasar por debajo de una cueva antes de llegar al Coll de Llam.
Paisaje de crestas desde el Coll de Llam

Montaña del Caval
En este collado, a 1000 metros de altura, nos proponemos realizar un descanso. Las vistas ya nos dicen que merece la pena el trayecto realizado. Mirando hacia la costa, lo primera que ven nuestros ojos son los rascacielos de Benidorm y el mar Mediterráneo. Bajo nuestros pies nos entristece ver el estado de las laderas peladas por el incendio antes comentado. El Puig Campana se nos yergue al sur, no siendo tan impresionante de tamaño, pues desde el Coll de Llam esta muy cerca y la diferencia de altura es de apenas 400 metros de altura. Otras sierra que podemos ver son las del Cabeço D’or, Migjorn, Carrasqueta, Cuartel, y en un último plano el Maigmó.

Despues de recuperar las fuerzas, nos disponemos a afrontar el asalto al Ponoig siguiendo las indicaciones del PR-V-16 hacia la cima. La senda asciende poco a poco hasta llegar a su punto más alto. Todas las sierras y lugares que antes veíamos desde diferentes miradores, ahora podemos verlas desde la cumbre. Se puede dejar un recuerdo de nuestro ascenso en el libro de visitas que encontramos en un buzón colocado cerca de la cima.

Bernia, El Mascarat y el Péñón.

Vistas del Puig Campana

La Nucía
Una vez disfrutado del paisaje, retomamos el camino por el mismo sendero y volvemos a situarnos en el collado de Llam. Ahora tendremos que dirigirnos hacia el Coll del Pouet, según nos marca las flechas del PR-V-17, sendero que rodea el Ponoig. Este tramo de bajada es bastante peligroso por su pendiente y por las piedras sueltas. El descenso lo realizamos entre árboles quemados hasta llegar al collado, punto más bajo entre las montañas del Puig Campana y Ponoig. El Coll del Pouet se ha convertido en una explanada en la que confluyen diferentes senderos. El nuestro se dirige hacia el este bajando paralelo al barranco del Riuet.

Descenso desde el Coll del Pouet

Restos del incendio
La pista forestal se dirige hacia el  Tossal de Grau y Margoig, pequeñas montañas de 669 metros y 509 metros de altura respectivamente, que nos quedarán a nuestra izquierda según descendemos. Este camino se conoce como el del General, y esta rodeado de pequeños árboles que se han ido plantando para repoblar la zona. También encontramos una carbonera para conseguir cal durante este último tramo.

El recorrido se esta terminando y llegamos a una macrourbanización de calles y chalets a medio terminar que nos llevará hasta el punto final del recorrido situado en la rotonda de la CV-70. Aquí esta aparcado el coche que dejamos al principio, para evitar caminar por la carretera. En total hemos realizado 16 kilómetros y medio para conocer a este león dormido que es el Ponoig.


1 comentario:

  1. Gracias. He hecho la ruta en varias ocasiones y me gusta cómo está explicada. A ver si el próximo sábado la repito.

    ResponderEliminar